#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.


Estímulo: ARPA
Obra: Moby Dick, de Christophe Chabouté
Motivo: El arma más efectiva contra la gran ballena blanca es… Err… Un arpa… muy grande…
Ya sabéis de lo que os hablo: un ARPÓN.


La silueta negra de un hombre se recorta contra el cielo blanco de un pueblo costero. El silencio no sería tan abrumador si no fuera por los copos de nieve que se estrellan explosivamente contra el paisaje, contra la madera de los barriles abandonados en el muelle, abotargados por la humedad. Ese silencio se alimenta del frío e invita a un viento gélido que corta la página alrededor de la figura humana, que parece andar sobre las aguas entre los charcos del hielo derretido, en busca de refugio y trabajo. Un día normal en Nantucket, gris, implacable. Un día normal para un ballenero, que sabe que el tiempo nunca será tan inclemente como un cachalote, que conoce la pesadilla que acompaña al capitán del Pequod, y que se enrola igualmente. Llamadle Ismael.

RCO011

La obra maestra de Herman Melville ha sido constantemente trasladada a diversos medios desde que fuera publicada en 1851 si bien su éxito y explotación tardaría prácticamente un siglo en llegar, con la película de John Huston como adaptación imbatida. Hoy en día, la ballena blanca forma parte del imaginario colectivo, si bien alejada del nihilismo tardorromántico que caracterizaba a la obra original. La visión de Christophe Chabouté de la que hablamos hoy abraza un atractivo punto intermedio en el que la obsesión enfermiza del capitán Ahab prevalece sobre el relato y la narración aséptica de Ismael se convierte en un silencioso ojo subjetivo tras las viñetas. Parco en palabras, salpicado de citas ominosas para abrir cada capítulo y con buen tino para escoger los diálogos incluidos, el guión descarta los elementos más documentales de la prosa de Melville para favorecer la narración.

No obstante, el lector nunca se siente acompañado pese a la presencia de la tripulación. El frío y el silencio a menudo alimentan la fantasmagoría del barco, como lo hacía en el puerto a la llegada de Ismael, con la nieve cayendo como si trajera la muerte de El Eternauta consigo. La parquedad de las palabras y la frialdad de la escena se trasladan también al trazo de Chabouté, que potencia el carácter mítico de la caza de la ballena cuando opta por las masas de negro del escenario y la siluetas, pero se acerca a la caricatura desencajada cuando los personajes tienen que hablar, acercándose más al Eddie Campbell de From Hell. Ese recorrido desmitificador del dibujo es el que acompaña también a las figuras de Ahab primero y de Moby Dick después: las palabras de sus hombres convierten la ausencia del capitán en eterna presencia, un espectro incansable que habita su barco y que no vive más allá de él… hasta que es cuestionado por su segundo de a bordo y su locura queda manifestada. Esto revela también al monstruo vengativo como mera bestia peculiar que sigue su instinto de supervivencia.

RCO057

Los silenciosos gritos de la tripulación cuando llega la arenga final y comienza la caza resumen a la perfección su insignificancia frente a la naturaleza desatada, la gran nada de su aportación a una leyenda irrelevante. Apropiadamente, Chabouté canaliza en esa batalla final el grabadismo ominoso de las ilustraciones de Rockwell Kent para la reedición de la novela en 1930 y el mar y el monstruo se convierten en la masa que engulle y aplasta esa irrelevancia del ser humano que se tiene a sí mismo por heroico. Allí resopla, con absoluto desprecio y esplendorosa omnipotencia.

EA5FemWWwAAkXOv


Moby Dick
,
de Christophe Chabouté
Norma Editorial

Contenido:
Moby Dick, Vols. 1-2 (Vents d’Ouest, 2014)

Cartoné. 256 páginas. 28.00€.
Desde el 20/03/2015.


Si te gusta lo que hago, puedes invitarme a un café:

kofi5