#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.


Estímulo: MAQUILLAJE
Obra: Glitterbomb, de Jim Zub, Djibril Morissette-Phan y K. Michael Russell
Motivo: Hollywood, la fábrica de los sueños, la ciudad de las estrellas… O un infierno explotador bajo capas y capas de maquillaje, luces y muchas sombras. Éste es el escenario de Glitterbomb.


Hollywood crea sus propios monstruos. En una sociedad en la que se aplaude y defiende al famoso antes que a la gente de a pie, en la que un productor violador es demonizado como único culpable de un mal que es realmente sistémico y extendido; en una sociedad en la que un actor es denunciado por acoso sexual a un menor y la prensa mira al anuncio de su opción sexual; en una sociedad en la que la atención del público sobre estos crímenes durará lo que dure el escándalo y en un año volverán a pagar por ver sus películas… En esta sociedad nace Glitterbomb, un tebeo cuya primera parte se publicó hace dos años y que, sin embargo, resulta sorprendentemente actual.

pag7xe-e1542362086961

Farrah es una actriz sumida en una forzada crisis de mediana edad tras haber entrado en el rango en el que Hollywood te considera demasiado vieja para hacer de sexy actriz florero, pero demasiado joven para reivindicarte como el retorno de una antigua gloria a la gran pantalla. Mantener a su hijo estando soltera sin que la “Fábrica de los Sueños” le dé trabajo le está costando sangre, sudor y lágrimas mientras observa a jovencitas robándole los papeles a los que se presenta, sabiendo lo que es lidiar con los cerdos de arriba. El suicidio parece la única solución… hasta que el destino le muestra el camino de la venganza.

Vehículo de respuesta a la pomposa hipocresía de la alfombra roja, cuando Jim Zub planteó esta miniserie aún no se había desatado el escándalo por los abusos y agresiones de Harvey Weinstein ni todo lo que rodeó al movimiento #MeToo. Sin embargo, el hecho de que se estuvieran creando obras que trataban el tema, aunque fuera de forma tangencial, en un tiempo anterior a esas denuncias masivas resulta ciertamente esclarecedor: demasiado tiempo mirando hacia otro lado por el bien de una industria sostenida por los propios agresores, con el trasfondo de complicidad, intimidación y amenazas que ello refleja. Lo que esto dice de nosotros como sociedad es algo que aún estamos tratando, no de dilucidar, sino de aceptar y combatir activamente.

pag7xe-e1542362086961

Es por esto que el drama de Farrah en esta historia y su posterior evolución resultan tan catárticos a un nivel puramente visceral. Quizás, de haberse escrito después de destaparse las vergüenzas de Hollywood, Zub habría dado algo más de sustancia a la obra. Algo que intentó con su secuela, explorando el ascenso efímero a la fama a través del “arden las redes”, el clickbait y los nuevos tipos de periodismo-basura, pero eso lo alejaba de los temas principales de la original. En cualquier caso, Glitterbomb funciona como divertimento al servicio de una situación dramática que todavía está lejos de solucionarse, habiéndose revelado apenas la punta de un iceberg de excrementos con maquillaje y brillantina.

Portada_Glitterbomb_Volumen_1_-_Alfombra_Roja


Glitterbomb, Vol 1: Alfombra roja,

de Jim Zub, Djibril Morissette-Phan y K. Michael Russell
Image Comics / Ediciones Dimensionales

Contenido:
Glitterbomb #1-4 (2016)

Rústica. 136 páginas. 15.95€. Desde el 30/04/2018.


Si te gusta lo que hago, puedes invitarme a un café:

kofi5