#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.


Estímulo: BOTELLA
Obra: The Underwater Welder, de Jeff Lemire
Motivo: La botella la conoce muy bien el protagonista de esta obra, tanto la que empleaba su padre frente a sus problemas y preocupaciones (hábito que está adquiriendo él mismo), como la de oxígeno que emplea en su trabajo como soldador submarino.


Demasiadas personas en este mundo agarran una botella para esconderse en las profundidades de sí mismas, ajenas al mundo exterior, cediendo a la presión de un día a día al cual no es una opción enfrentarse. El padre de Jack escogió esa vía doblemente, bien en la barra del bar del pueblo, bien en las aguas de la plataforma petrolífera en cuyo mantenimiento trabajaba soldando tuberías. Tras su muerte, su hijo heredó el oficio y, ahora que está a punto de ser padre él mismo, ha empezado a heredar lo primero también, ya que aquel fallecimiento le dejó una herida que aún no ha cerrado.

The Underwater Welder (2012) - Page 108

Así, el viaje a las profundidades de Jack cargando con una botella va más allá de las aguas del puerto y su matrimonio es una boya a punto de soltarse y ser arrastrada por la marea cuando se tensa la relación con su mujer. El egoísmo inconsciente del protagonista le hace escoger entre pasado y familia, y ve incompatible volcarse en lo segundo sin arreglar lo primero… momento en el que nos topamos con un elemento de ciencia-ficción cotidiana. No es casual que el prologuista defina la obra como un capítulo extenso de La Dimensión Desconocida (aunque ese prologuista es Damon Lindelof…).

Cuando se gestaba esta obra, Jeff Lemire se estaba convirtiendo ya en un hombre de empresa en DC Comics, con éxitos de crítica como Superboy o, dentro de Vertigo, Sweet Tooth, y su publicación coincidió el primer año del relanzamiento de los New 52 en el que Lemire fue cobrando importancia. Sin embargo, sus obras indie aún no gozaban de mucho predicamento… hasta que llegó The Underwater Welder, que marcó un antes y un después al entrar en varias listas de lo mejor del año 2012 y lo confirmó como un autor fiable fuera del mainstream.

Jeff-Lemire

Pese a lo grandilocuente de la premisa, sobre todo por su extensión, esta obra no pierde la esencia intimista y casi rural de su primera gran obra independiente, Essex County. Sin embargo, en este caso Lemire deslocaliza más su relato, dejando que esa costa de Nueva Escocia sea en realidad un paisaje gris en el que el mar es un recordatorio monstruoso de un trauma y no un lugar en sí mismo, un titán oscuro al que es necesario atravesar y sobrevivir para salir a flote en la familiar tierra firme.

underwaterwelder_lg


The Underwater Welder,

de Jeff Lemire
Top Shelf Productions

Contenido:
The Underwater Welder (2012)

Rústica. 224 páginas. $19.95. Desde el 07/08/2012.


Si te gusta lo que hago, puedes invitarme a un café:

kofi5