#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.


Estímulo: HERIDA
Obra: Lydie, de Zidrou y Jordi Lafebre
Motivo: Por la herida que puede dejar una pérdida injusta en una comunidad, cómo existe más de una forma de tratarla (pese a que la cicatriz sea patente), y porque una sonrisa es también una herida en medio del rostro, os invito a conocer a Lydie.


A menudo, cuando hablamos de “realismo mágico” se tiende a buscar y destacar ese segundo elemento, el de lo sobrenatural que surge de un escenario cotidiano y acaba llevándose la atención, volando con Ícaro en las nubes y abandonando a Dédalo en el laberinto. Pero no es éste el caso de Lydie, donde la fantasía es la excusa para narrar un relato profundamente humano y que, sin pretenderlo, nos invita a una reflexión sobre cómo decidimos relacionarnos con nuestro entorno.

9782505015161-couv

Lydie nace en una familia humilde, sin que nadie sepa quién es su padre, pero con una madre y un abuelo que le dan todo el cariño del mundo. Es una niña risueña, juguetona, a la que le gusta leer cuentos y está entre las mejores de su clase. Salvo que Lydie nació muerta y fue enterrada en una tumba junto a su abuela, pero dos meses después del funeral su madre, Camille, empieza a creer que los ángeles le han devuelto a su criatura.

A partir de ese momento, presenciaremos las diferentes reacciones de los habitantes del Callejón del Bebé con Bigote, que empezarán por el recelo, la preocupación por la salud mental de la madre e incluso la crueldad y, a partir de una travesura de mal gusto, terminarán transformándose en comprensión, complicidad y la mayor de las sensaciones de pertenencia a una comunidad. Hay un momento clave en el que se plantean si Camille debería estar internada, a lo que el médico responde que no se puede internar a alguien sólo porque sea feliz. Y esta felicidad sólo es compatible con la vida desde el momento en que sus vecinos incorporan a Lydie a su día a día.

escanear0379

Y esta es realmente la moraleja, por así decirlo; el momento de ponernos delante de un espejo y plantearnos, sinceramente, qué haríamos nosotros. De todas las posibles actitudes con las que salimos cada día a la calle a afrontar la vida en común con conocidos y desconocidos, ¿cuál es la que escogemos tomar? ¿Es siempre la más adecuada? Y, cuando no lo es, ¿ha sido algo inevitable o una decisión consciente de optar por una vía que sabíamos errónea y nos dio igual seguir tomando? ¿Cuántas veces tomamos el camino incorrecto por una simple falta de empatía? Creo que no me equivocaría al firmar que demasiadas, pero al menos está en nuestra mano enmendarlo. «Al fin y al cabo, ¿por qué hacer el mal, cuando resulta tan sencillo hacer el bien?».

81bsQ-e-wiL


Lydie,

de Zidrou y Jordi Lafebre
Dargaud / Norma Editorial

Contenido:
Lydie (2010)

Cartoné. 72 páginas. 17.50€. Desde el 09/12/2015.


Si te gusta lo que hago, puedes invitarme a un café:

kofi5