To the center of the city where all roads meet, waiting for you…
To the depths of the ocean where all hopes sank, searching for you…
I was moving through the silence without motion, waiting for you…
In a room with a window in the corner… I found truth.”

Joy Division, “Shadowplay” (Unknown Pleasures, 1979)

Atractivo, carisma, magnetismo… características hermanas que no todas las personas aglutinamos, pero que sí adjudicamos a alguien conocido, a esa clase de gente capaz de conseguir que todo el mundo se gire y baile a su son con su mera presencia. Llegamos, de forma gregaria, al punto de una mitificación casi mística, como si absorbieran todo el aire y la luz de la estancia, e incluso les atribuimos cualidades, relatos heroicos y hazañas que, tal vez, nunca ocurrieron. En el extremo opuesto estamos las personas grises, transparentes, casi huecas, a las que nunca se echa en falta y que nadie recuerda al final de la fiesta.

Picture2

Mucho tiempo antes de que empezara a cosechar premios y nominaciones hasta en los Eisner, una década antes de que Astiberri trajera a España su Pantera (uno de los mejores tebeos publicados este año, reseñado aquí), el artista belga Brecht Evens estudiaba ilustración en Ghent y realizaba pequeños relatos con un estilo algo tradicional. Entonces llegó 2009 y publicó su primera novela gráfica, esta Un lugar equivocado, que ya presentaba su predilección por las omnipresentes acuarelas y las explosiones de color y que acabaría formando parte de la selección del festival de Angoulême en 2011.

La propuesta de Evens es, al tiempo, sencilla y compleja: plasmar dos vías arquetípicas en las relaciones sociales en torno a la figura de un legendario juerguista nato de sobrenatural magnetismo, y los efectos que la interacción con él causará en dos personas. El primero es Gary, uno de esos hombres grises que pasan por la vida sin dejar marca y que sólo saben relacionarse con sus amistades a través del recuerdo de tiempos mejores que nunca volverán. Siendo así, Gary organizará una fiesta en casa con todos sus conocidos como si volvieran a tener 20 años, pero el único motivo por el que los asistentes acceden es la promesa de que Robbie estará allí. Como cabe esperar, este primer acto se convertirá en un Esperando a Godot que sirve para que quien lee se construya una imagen mental igualmente mítica del ausente, casi a niveles enfermizos.

1764f16e3150015c1b49304f7744a268

La otra persona que va a quedar marcada por la figura de Robbie es Naomi, una mujer tímida que no pasa por el mejor momento de su vida después de una ruptura y es convencida por su mejor amiga para ponerse guapa y salir de fiesta, aunque ella no tiene demasiado interés. Será en el club al que van a bailar donde se topará de forma fortuita con Robbie y conoceremos más de ambos al aprovechar Evens este momento para humanizar su leyenda.

Es en este momento donde empieza a mostrársenos el poder de este tipo de gente como catalizadores de reacciones, en una u otra dirección, en aquellas personas que se cruzan en su vida. Una suerte de viaje a Ítaca en el que el intento de entablar amistad con este idealizado vividor (en el sentido menos peyorativo del término) les lleva a tomar decisiones que, aunque no les hagan conseguir su objetivo inicial, sí les impulsa a hacer un cambio en sus vidas si se atreven a dar pasos adelante. Así, Robbie se convierte en una especie de fuerza de la naturaleza capaz de acercarnos a nuestros sueños, o a la vida que nos gustaría vivir, cuando nuestro presente parece anquilosado, dirigido hacia un futuro incierto, flotando en el mar a merced de las corrientes que nos rodean.

Discoplantlinks

Sin embargo, aunque Evens idealice al personaje a ojos de los demás, no hace lo propio con esta reacción químico-social que suscita, mostrando extremos tales como los numerosos imitadores de Robbie que surgen, entendiendo mal esos pasos adelante (comprando su misma ropa, pidiendo su mismo peinado en la peluquería, e incluso recurriendo a la cirugía estética para parecerse más a él), o en el lado opuesto, volviendo a centrarse en Gary, el hombre gris e incapaz de salirse de su monotonía e idealización de un pasado no tan feliz. De hecho, contrapone la historia de éste a la de Naomi, pasando por caminos paralelos en su llegada al club y su relación con Robbie, pero tomando decisiones opuestas respecto a la entrega a ese incierto, aunque prometedor, futuro mejor.

De esta forma, Evens presenta, como decíamos al comienzo, dos formas más o menos arquetípicas de entender las relaciones sociales desde un punto de vista personal y a partir de un necesario punto de inflexión en las vidas de los protagonistas. A veces, lo único que necesitamos para cambiar nuestras vidas es encontrar una posibilidad, tomar impulso y lanzarnos hacia adelante, a sabiendas de que, pase lo que pase, quien nos ha ayudado a encontrar ese camino estará ahí para apoyarnos. Pero en otras ocasiones, aun conociendo esto y sabiendo que, probablemente, sea la decisión correcta y exactamente lo que necesitamos para recuperar las riendas de nuestra vida… nos recluimos en el autoengaño, las infinitas excusas para justificar quedarnos tal y como estamos, para ocultar el miedo profundo a dar un salto y las responsabilidades que ello conlleva.

Picture1

Aun siendo una opera prima, esta obra de Evens es ciertamente una declaración de intenciones por parte del autor respecto a sus intereses artístico-narrativos, una voluntad manifiesta de hacer hincapié en nuestra psicología y nuestro papel esperado (o rebelión contra el mismo) en la integración social. Y en un nivel más metanarrativo, también apela a nuestra necesidad de reflejarnos o involucrarnos en la creación de la obra artística a partir de propuestas como esta Un lugar equivocado, cuya simpleza a la hora de representar los detalles en los rostros favorece la identificación con, al menos, una pequeña parte de nuestro ser en esos complejos y ligeramente resquebrajados personajes.


A1oITpKJHvL

Un lugar equivocado,
de Brecht Evens
Sins Entido (descat.) / Jonathan Cape Ltd.

Contenido:
Ergens waar je niet wil zijn
(Uitgeverij Oogachtend, 2009)

Tapa blanda. 184 páginas. £14.99.
Desde el 06/10/2011.


Si te gusta lo que hago, puedes invitarme a un café:

kofi5